Inicio  »   Nuestra misión

Misión de La Familia Internacional

La Familia Internacional (LFI) es una agrupación cristiana que se ha propuesto difundir el mensaje del amor de Dios entre personas de todas las latitudes. Nuestro objetivo es sembrar esperanza y generar renovación espiritual por medio del amor incondicional de Jesucristo, el cual trasciende fronteras y no hace distinciones de raza, credo o status social. Laboramos por dejar huella en el mundo ofreciendo soluciones espirituales a las pruebas y exigencias de la vida, y traduciendo el amor de Dios en actos de bondad y compasión que contribuyan a mejorar la existencia del prójimo. Procuramos emular a Jesús, cuya labor consistió en «dar buenas nuevas […]; sanar a los quebrantados de corazón; […] pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos» (Evangelio según San Lucas 4:18).

Objetivos con los que estamos comprometidos:

  • Cambiar el mundo para bien: Dar a conocer el amor que abriga Dios por la humanidad.

    Nos apasiona transformar el mundo potenciando a las personas para que cultiven una relación íntima con Dios y, a su vez, influyan positivamente en su entorno. Nuestra finalidad es crear un ambiente dinámico, vigorizante, en el que la gente encuentre apoyo para desarrollarse espiritualmente, propagar la buena nueva del amor y salvación que nos ofrece Dios, y aplicar la ética y los valores cristianos a su realidad cotidiana.

  • Crecimiento personal: Ofrecemos asistencia espiritual y anímica para sortear las dificultades de la vida moderna.

    Mediante seminarios, retiros, grupos de apoyo, asesorías personales y sesiones particulares de consuelo y aliento en casos de profundo dolor o graves apuros, los integrantes de LFI brindan a las personas oportunidades de desarrollarse espiritualmente. Asimismo llevan a cabo diversos programas educativos y de formación en valores dirigidos a los niños, y talleres para padres y educadores con un enfoque cristiano.

  • Ayuda humanitaria: Trabajamos para mejorar la calidad de vida de los desfavorecidos, los desplazados y los desprovistos de esperanza.

    Los miembros de LFI se esfuerzan por satisfacer las necesidades del prójimo mediante una amplia gama de labores humanitarias: tareas de socorro en situaciones de crisis o desastre, instrucción de voluntarios, estimulación de capacidades entre los menos afortunados, iniciativas educacionales, creación de escuelas para grupos marginados, programas de desarrollo sostenible, actuaciones benéficas, campañas de alfabetización informática, asistencia médica, distribución de alimentos y otros artículos, y actividades de prevención del sida y las drogas y de auxilio a las víctimas. También brindan apoyo moral y espiritual a cooperantes, y realizan visitas a hospitales, orfanatos, campamentos de refugiados y hogares para indigentes.