Inicio  »   Los niños

Los niños: la esperanza del futuro


Consideramos que los niños son inapreciables tesoros y regalos de Dios. Por ende, estamos convencidos de que deben satisfacerse plena y competentemente sus necesidades físicas, emocionales, sicológicas y espirituales. El cuidado de los pequeños que Dios nos confía es para nosotros una responsabilidad importantísima.

Creemos que todo niño tiene derecho:

  • A ser amado, valorado y apoyado.
  • A un trato respetuoso y digno.
  • A un cuidado responsable y cariñoso.
  • A recibir instrucción y estímulos emocionales, intelectuales y espirituales.
  • A ver atendidas sus necesidades físicas, de nutrición, vivienda, atención médica, etc.
  • A una educación de calidad que le permita desenvolverse bien y valerse por sí mismo.
  • A que se le impartan sanos valores morales que guíen su comportamiento a lo largo de su vida.
  • A saber que Dios lo ama y vela por él.
  • A que se le enseñe a respetar los límites que se le marquen y autodisciplinarse.
  • A que se lo capacite para desarrollar plenamente su potencial.
  • A que se lo prepare para las obligaciones y exigencias de la vida adulta.
  • A desarrollar su personalidad.
  • A un trato justo e imparcial, sin discriminación.
  • A vivir en un ambiente seguro y ser protegido de daños y peligros.

La Familia Internacional insta a todos sus afiliados a encargarse de que sus hijos gocen de esmerada atención, protección, educación y oportunidades de socialización y recreación. Nuestro profundo respeto por los niños —y la importancia que damos a su cuidado y crianza— forma parte integral de nuestras creencias.

Consideramos que los padres cristianos tienen el deber ante Dios de infundir a sus hijos un profundo aprecio, respeto y amor por Él, por Su Palabra y por los sagrados principios contenidos en ella. También creemos que la unión matrimonial de un hombre y una mujer es la relación ideal para criar hijos y formar familias estables.


Protección de la infancia

La Familia Internacional está comprometida a guardar de todo daño a los menores y enfatizar la importancia de educarlos y prepararlos para defenderse por sí mismos. Entendemos que los pequeños son vulnerables y necesitan protección por parte de los adultos, tanto sus padres como sus maestros, cuidadores y quienes supervisen actividades orientadas a los niños. Estimamos que quienes tengan menores a su cargo son responsables de protegerlos y velar por su seguridad. (Declaración de protección de la infancia de La Familia Internacional.)


Programas educativos

A lo largo de nuestra historia hemos llevado a cabo en distintas partes del mundo programas formativos y motivadores dirigidos a niños y jóvenes, y ofrecido seminarios a padres y educadores sobre la crianza de los niños y su instrucción. (Encontrarás más detalles en la página Labor de La Familia Internacional.)


Asistencia a niños desfavorecidos

En diversos países del planeta hemos implementado programas para ayudar a niños desfavorecidos y darles la oportunidad de sobreponerse a sus circunstancias: programas educativos, motivadores y formativos; asistencia para edificar escuelas en zonas de escasos recursos; ayuda material y humanitaria; cursos en correccionales; formación profesional para menores discapacitados; clases en orfanatos; atención médica, y campañas de salud. Creemos que todo niño se merece la oportunidad de gozar de un futuro prometedor.


Productos formativos

La Familia Internacional edita una extensa gama de publicaciones devocionales y educativas y productos audiovisuales para niños y jóvenes, que imparten formación de un modo atractivo. (V. My Wonder Studio y Just1Thing.)

Para ver una muestra de nuestros productos inspirativos y formativos para niños, consulta la página Productos infantiles.


Educación

Consideramos que todo niño tiene derecho a recibir una educación que le permita desarrollar a plenitud sus posibilidades.

En los últimos 30 años fue común que muchos afiliados escolarizaran a sus hijos en casa. La Familia Internacional se especializó también en educación de la primera infancia, a raíz de lo cual editó numerosas publicaciones internas, libros de orientación cristiana, videos y material didáctico para ese nivel.