Inicio  »   Fundamentos de la fe  »   El Futuro  »   Un vistazo a lo que nos aguarda

Un vistazo a lo que nos aguarda

Un vistazo a lo que nos aguarda

La Familia Internacional

Las predicciones actuales sobre el futuro del mundo van desde lo utópico a lo catastrófico. ¿Vamos rumbo a un futuro radiante, o nos aguarda un aciago porvenir? ¿O quizás ambas cosas? ¿Logrará superar la humanidad siglos de conflictos y explotación, con poca visión de futuro, y labrar una sociedad unificada sobre la base de la paz y la armonía? O, por el contrario, ¿se sumirá nuestro planeta en el caos y acabará por convertirse en un desierto ambiental?

Los profetas de la Biblia predijeron impresionantes sucesos. Muchos de sus vaticinios se han cumplido ya. Por ejemplo, existen más de 400 profecías sobre Jesucristo —todas ellas escritas cientos de años antes de Su nacimiento— que se cumplieron durante Su vida en la Tierra. La probabilidad de que siquiera 8 de tales profecías se cumplieran en un solo hombre era de uno entre cien mil billones.

Así y todo, más importante para nosotros hoy en día es saber que existen otros cientos de profecías sobre el futuro y sobre la situación que habrá en el mundo. Algunas de ellas se están cumpliendo en nuestra época y presagian el cumplimiento de otras más en un futuro cercano, incluso durante nuestra vida. Estos acontecimientos que han de venir son de tal magnitud y trascendencia que seguramente querrás estar preparado para ellos.

Nuestro futuro se auguró hace miles de años. Tú puedes conocerlo.

Enseguida, un breve resumen en orden cronológico de los sucesos y circunstancias predichos en la Biblia.

1. Señales de los tiempos

Jesús indicó que Su regreso y el fin del mundo tal como lo conocemos serían anunciados por una serie de señales que hoy en día se están haciendo realidad. Él, al igual que otros autores bíblicos, comparó esas señales con el trabajo de parto de una mujer que se apresta a dar a luz a un hijo. Muchos de esos dolores de parto, como las guerras, las hambrunas, los terremotos y las epidemias, han estado presentes desde hace ya mucho tiempo.

No obstante, en la era contemporánea el hombre ha inventado armas capaces de infligir muerte y destrucción sin precedentes. El hambre es una realidad que afecta a millones, y la FAO —Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura— calcula que cada día 800 millones de personas padecen hambre. La desnutrición infantil contribuye a la mitad de las muertes de niños en el mundo. La contaminación, el calentamiento global y el agotamiento de los recursos apuntan hacia un incremento del hambre, con violentas consecuencias. Además, como nunca en el curso de la Historia, el Evangelio se ha difundido en todas las naciones por radio, por televisión y por Internet.

Daniel, profeta judío que vivió 500 años antes de Jesús, escribió que en los postreros tiempos los viajes, el conocimiento y la educación aumentarían, algo que en años recientes ha sucedido y continúa sucediendo a ritmo exponencial. Volviendo a la alegoría bíblica, el parto que antecede al alumbramiento no se dilata indefinidamente; por eso creemos que resta muy poco tiempo antes que estos acontecimientos culminen con el retorno de Cristo.

Referencias bíblicas

2. El Anticristo


Un hombre maligno —descrito con muchos calificativos por los profetas, pero hoy conocido más comúnmente como el Anticristo— asumirá el poder a la cabeza de un gobierno mundial. Al principio su naturaleza maligna no se hará patente; es más, muchos lo considerarán un salvador, dada su capacidad de solucionar los problemas más pertinaces que aquejan al planeta. Logrará, por ejemplo, una distribución y consumo más ecuánime de los recursos; el fin de centenarias hostilidades entre naciones, ideologías y religiones, y una reducción de la inestabilidad y explotación económicas. Será un hombre de guerra que, sin embargo, obtendrá el poder con intrigas y medios pacíficos. Se aliará a Satanás y terminará siendo la personificación del mal.

Referencias bíblicas


3. El pacto

La Biblia habla de un «pacto santo» que el Anticristo establecerá o en el que por lo menos será un actor muy relevante. Dicho tratado proporcionará transitoriamente una medida de paz y seguridad al mundo y contemplará una solución para el corrosivo conflicto entre israelíes y palestinos. El pacto permitirá la reconstrucción del templo judío de Jerusalén. La firma de este convenio marcará el comienzo de los últimos siete años del dominio de los hombres sobre la Tierra.

Cumplidos aproximadamente tres años y medio desde la firma del acuerdo, y luego de sobrevivir a lo que a todas luces podría ser un atentado contra su vida, el Anticristo, cegado por su megalomanía, romperá el pacto, se declarará Dios y proscribirá todo culto religioso, salvo la adoración de su persona.

Referencias bíblicas

4. La imagen de la Bestia

Cuando el Anticristo rompa el pacto se erigirá en el predio del templo judío la misteriosa «abominación desoladora». Varias veces en sus escritos el profeta Daniel aludió a ella. Más adelante Jesús confirmó que el establecimiento de esa abominación marcará el comienzo de un período de 1260 días conocido como la Gran Tribulación. Daniel menciona varias veces la capacidad desoladora que tendrá dicha abominación. El libro del Apocalipsis la llama la «imagen de la Bestia» y revela que tendrá poder para hacer matar a quienes no la adoren.

La tal abominación podría ser una especie de efigie cibernética del Anticristo dotada de inteligencia artificial que le permita hablar y emitir órdenes. ¡El gobierno del Anticristo exigirá su adoración! No obstante, quienes se avengan a ello quedarán condenados a la misma suerte que el diabólico Anticristo.

Referencias bíblicas

5. La Gran Tribulación

Una vez vulnerado el pacto, el mundo se sumirá en un caos social sin precedentes por espacio de tres años y medio. En terminología bíblica, este período se conoce como la «Gran Tribulación». El Anticristo será enteramente poseído por Satanás, y su gobierno perseguirá a los que se nieguen a rendirle pleitesía.

Entrará entonces en vigor un sistema monetario electrónico. Así, a todo el que desee «comprar o vender» se le exigirá tener la «marca de la Bestia». Esta podría ser un número de cuenta personal, probablemente un microchip implantado en la mano derecha o en la frente de las personas. Enigmáticamente, esa cuenta estará vinculada al número 666. La Palabra de Dios advierte que no se debe aceptar esa marca.

Mientras tanto, Dios ayudará a los cristianos y a otras personas que se opongan al Anticristo. En defensa de ellos desatará atroces plagas y pestilencias sobre el Anticristo y sus partidarios. Consta asimismo que dos profetas de Dios harán portentos y desafiarán públicamente al Anticristo. Es probable que no sean los únicos dotados de poderes excepcionales; otros creyentes podrían poseer facultades similares.

Referencias bíblicas

6. Guerra nuclear

En determinado momento, probablemente hacia el final del período de tres años y medio de Gran Tribulación, el Anticristo y diez «reyes» que aunarán fuerzas con él destruirán a la misteriosa «Babilonia la grande». Por la descripción que hace el texto es factible que sea por medio de una conflagración nuclear. La Escritura indica que esta Babilonia no es la antigua ciudad o imperio que llevaba ese nombre; más bien se trata del sistema mundial materialista y capitalista, cuyo prototipo serían hoy los EE.UU., pero que podría entenderse también en un sentido mucho más amplio. Según las visiones del profeta Daniel, los diez reyes que se aliarán con el Anticristo saldrán de regiones que formaban parte del antiguo Imperio Romano y por lo tanto podrían representar a Europa.

Referencias bíblicas

7. La segunda venida de Jesucristo


Al final de la Gran Tribulación, Jesús regresará. El sol y la luna se oscurecerán; pero en ese momento una luz esplendorosa iluminará todo el mundo, seguida por el sonido de una potente trompeta. Jesús aparecerá en las nubes del cielo rodeado de ángeles, visible desde todas partes del planeta. Entonces rescatará a Sus seguidores, que serán dotados de nuevos cuerpos gloriosos e inmortales y se elevarán por encima de la Tierra en un inédito acontecimiento que se conoce como el Rapto o Arrebatamiento. La Escritura es muy clara al indicar que eso tendrá lugar «inmediatamente después de la Tribulación» y no antes, como se ha visto representado en novelas y películas difundidas en los últimos años.

Referencias bíblicas


8. La cena de las bodas del Cordero

Se celebrará entonces en el Cielo un gran festejo denominado la «cena de las bodas del Cordero». Uno de los títulos de Jesús es el de «Cordero de Dios» , y Su esposa son todas las personas que creen en Él . La metáfora nupcial se emplea en la Biblia para describir la intimidad espiritual que existe entre Cristo y Su pueblo, y la amorosa y ardiente unión de pensamiento, corazón y espíritu aparejada a dicha relación.

En la cena de las bodas, Jesús se unirá a los que hayan sido rescatados durante el Arrebatamiento y a Sus seguidores de todas las épocas. Posteriormente, en el Tribunal de Cristo, los recompensará ciñéndoles coronas eternas de vida.

Referencias bíblicas

9. La ira de Dios

Al mismo tiempo que se celebren en el Cielo las bodas del Cordero, en el mundo se desatarán plagas devastadoras. La Biblia las llama la «ira de Dios», y estarán dirigidas contra el Anticristo y sus huestes.

Referencias bíblicas

10. La Batalla de Armagedón



En una planicie del norte de Israel el Anticristo convocará a sus ejércitos. Desde allí lanzará su campaña final contra las naciones que se le opongan. En ese momento Jesús y Sus huestes celestiales retornarán a la Tierra para exterminar a las fuerzas del Anticristo y librar a quienes hayan desafiado su tiranía. El Anticristo y su principal esbirro, el falso profeta, serán arrojados vivos al «lago de fuego», donde pagarán sus maldades. Satanás, que ha atormentado a la humanidad a lo largo de la Historia y habrá poseído al Anticristo, será recluido en el «Abismo».

Referencias bíblicas


11. El Milenio

Se iniciará entonces la restauración del planeta, asolado por la guerra. Jesús regirá la Tierra por 1.000 años asistido por los que fueron Sus seguidores mientras vivían en ella. A esta época se la suele llamar el Milenio. Durante ese período el mundo vivirá una auténtica edad de oro comparada con las épocas precedentes. Se restablecerán en gran medida la paz y la armonía perdidas, y se acabará la enemistad natural que existe entre los animales y entre el hombre y los animales. Luego de los cataclismos asociados con el Armagedón, habrá sobrevivientes que no habrán seguido al Anticristo pero tampoco creído en Cristo. Ellos proseguirán su vida en un mundo más sencillo y justo, en el que la ley fundamental será amar a Dios y al prójimo.

Referencias bíblicas

12. La batalla de Gog y Magog

Al término del Milenio, Satanás será liberado del Abismo. Captará seguidores y organizará una rebelión contra Jesús y Su gobierno. Por inconcebible que parezca, logrará un montón de adeptos que se sublevarán contra las condiciones imperantes durante el reinado benigno pero firme de Jesús durante el Milenio.

La rebelión será aplastada, y toda la superficie de la Tierra quedará arrasada durante la batalla de Gog y Magog. Seguidamente se renovará la faz del planeta, que se transformará en un hermoso vergel.

Referencias bíblicas

13. El juicio ante el gran trono blanco

Luego de este cataclismo, toda la gente que haya vivido desde el principio de los tiempos y que no haya conocido a Jesús o no haya creído en Él, resucitará y comparecerá ante el trono de Dios para ser juzgada. Cada uno recibirá el premio o castigo que merezca según sus obras y será destinado al lugar que le corresponda en el mundo espiritual. Satanás será arrojado al lago de fuego.

Referencias bíblicas

14. La ciudad celestial

Sobre la superficie recreada de la Tierra descenderá entonces la gran ciudad celestial de Dios, caracterizada por su forma piramidal y sus astronómicas dimensiones: una base de 2.200 kilómetros de lado y 2.200 kilómetros de altura hasta el vértice. ¡Dios y Jesús morarán en esa ciudad, acompañados de todos los que los aman y sirven!

Referencias bíblicas

Ese es el final feliz de la historia. Si bien se avecinan sucesos espeluznantes, es muy alentador saber que Dios es dueño de la situación y que después de la noche tenebrosa nos aguarda un mañana espléndido y eterno. Todas estas cosas se cumplirán, y la mejor manera de prepararte para ellas es pedirle a Jesús que entre en tu corazón. Él responderá a tu llamado y te bendecirá con vida y felicidad eternas, desde ahora y para siempre. Puedes gozar de vida eterna, en el ambiente celestial que reinará en la nueva Tierra y en la propia ciudad de Dios, si tan solo haces esta sencilla oración o una parecida: Jesús, te ruego que entres en mi corazón. Perdona todas las faltas que he cometido y concédeme vida eterna. Ayúdame a amarte y a compartir Tu amor y Tu verdad con los demás. Amén.