Inicio  »   Fundamentos de la Fe  »   Lo esencial  »   El ofertazo

El ofertazo

El ofertazo

David Brandt Berg

Jesús vino para hacernos la salvación lo más fácil posible. Por eso los dirigentes religiosos de Su época se empeñaron en que lo crucificaran. Según la religión imperante era poco menos que imposible salvarse a menos que se cumpliese con una serie de complicadas leyes y enrevesados rituales[1]. Jesús, en cambio, enseñó que lo único que tenemos que hacer para salvarnos es creer en Él —el Cristo, el Salvador—, confesar que somos pecadores, que necesitamos salvación, y pedirle que nos la conceda[2].

Es imposible entender cabalmente la salvación; es tan inaprensible como la amplitud del amor de Dios. Por eso dijo Jesús que aceptar la salvación requiere una fe infantil. «Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los Cielos»[3]. Ambos conceptos están fuera de nuestro alcance. No se puede hacer otra cosa que aceptarlos.No es preciso entender plenamente a Dios para conocer Su amor y salvación. Basta con aceptar que Jesús, Su Hijo, es nuestro Salvador y pedirle que entre en nuestro corazón.

Jesús dijo: «Yo soy la puerta —la puerta de acceso a la casa de Su Padre, el reino de Dios—; el que por Mí entrare, será salvo»[4]. Si quieres ir al Cielo, te basta con creer que esa es la puerta y cruzarla por fe.

Salvado y perdonado

El perdón es parte integral de la salvación porque el pecado nos aparta de Dios[5], y nadie es perfecto: somos todos pecadores. La Biblia dice: «Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios»[6], y: «La paga del pecado es muerte, mas la dádiva [regalo] de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro»[7].

Es imposible ganarse el Cielo merced a la propia bondad, pues nadie puede llegar a ser tan bueno[8]. Todos tenemos que admitir sinceramente que somos pecadores y necesitamos un Salvador».

Por eso murió Jesús por nosotros, porque todos somos pecadores y nos resulta imposible ganarnos o merecernos la salvación. En cambio, Jesús sí fue perfecto; gracias a ello pudo expiar nuestros pecados y obtener para nosotros el perdón divino. Todos necesitamos el amor y la misericordia de Dios para salvarnos, y ese amor y esa misericordia los encontramos en Jesucristo.

La salvación es como un indulto: Dios se ha ofrecido a indultar a los culpables. Por muy malo que seas y por muy malas acciones que hayas hecho, Dios te otorga Su perdón. Si crees que Jesús murió para comprar tu salvación, la obtendrás y serás perdonado. «La sangre de Jesucristo Su Hijo nos limpia de todo pecado»[9], independientemente de lo que hayamos hecho. «Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos. Si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana»[10].

No hay maldad imperdonable; pero tampoco hay bondad que sea suficiente. No te puedes salvar tú solo, por muy bueno que procures ser, porque tu bondad siempre se quedará corta. Es imposible merecerse la salvación o hacerse acreedor a ella. «Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe»[11].

El único capaz de salvarnos es Jesús. «Hay un solo Dios, y un solo Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre»[12]. «En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el Cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos»[13].

La salvación no se pierde

Una vez que hayas recibido a Jesús, ya nunca te dejará. «Al que a Mí viene, no le echo fuera»[14]. Si tienes a Jesús, tienes vida eterna. Podrás perder la vida física, pero no la eterna.

La salvación es para siempre. Dios no cambia de parecer ni falta a Su Palabra. «El que cree en el Hijo tiene vida eterna»[15]. Eso es terminante. No hay peros ni condiciones de por medio.

Jesús dice: «Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo»[16]. «No te desampararé, ni te dejaré»[17]. «Yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de Mi mano»[18].

Esa certeza nos libra de la duda de si iremos o no al Cielo, y nos infunde paz interior. Jesús compró nuestra salvación de una vez para siempre. Es un obsequio que Él nos hace. La salvación es por gracia, por fe, y nada más.

Eso, por supuesto, no quiere decir que de ahí en más puedas vivir a tu antojo. La salvación es eterna —no la puedes perder nunca—; pero si cometes deliberadamente pecados y no te arrepientes de ellos, sufrirás las consecuencias. «El Señor al que ama, disciplina»[10]. Al llegar al Cielo, las recompensas que recibas dependerán de cómo hayas vivido en la Tierra[20]. La salvación es un regalo, pero puedes hacerte acreedor a las bendiciones divinas —tanto en este mundo como en el venidero— esmerándote en conducirte como Dios espera que lo hagas. Además, si aprecias ese regalo como debieras, te nacerá amar a Dios y complacerlo en señal de gratitud.

Una nueva versión de ti

Jesús equiparó la salvación con volver a nacer[21]. Así de trascendental es el cambio espiritual que se produce. «Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas»[22]. No te sorprendas, pues, si te llegas a sentir diferente y hasta cambias de manera de pensar y eres más feliz que nunca.

Cuando Jesús pasa a formar parte de tu vida, no sólo te renueva, purifica y regenera el espíritu, sino también el pensamiento. Corta viejas conexiones y poco a poco hace nuevos empalmes que te dan un concepto diferente de la vida y nuevas formas de reaccionar ante prácticamente todo lo que te rodea. Nos resulta imposible efectuar semejante transformación por nosotros mismos. Sin embargo, Dios sí es capaz. Sólo tenemos que pedírselo.

Puedes dar por sentado que cuando Jesús entre en tu corazón habrá cambios. Quizá no suceda todo de golpe, pero en la medida en que ansíes la verdad y te empapes de la Palabra de Dios, esa transformación se producirá[23]. Verás que cambiarán tu espíritu, tus pensamientos y tu rumbo en la vida. Serás feliz y rebosarás amor, pues «Dios es amor»[24].


Notas al pie

[1] Mateo 15:9

[2] Juan 11:25,26

[3] Mateo 18:3

[4] Juan 10: 9

[5] Isaías 59:2

[6] Romanos 3:23

[7] Romanos 6:23

[8] Gálatas 2:16

[9] 1 Juan 1:7

[10] Isaías 1:18

[11] Efesios 2:8,9

[12] 1 Timoteo 2:5

[13] Hechos 4:12

[14] Juan 6:37

[15] Juan 3:36

[16] Mateo 28:20

[17] Hebreos 13:5

[18] Juan 10:28

[19] Hebreos 12:6

[20] 2 Corintios 5:10; 1 Corintios 3:11-15

[21] Juan 3:3-8

[22] 2 Corintios 5:17

[23] Mateo 5:6: Juan 8:31,32

[24] 1 Juan 4:8