Inicio  »   Fundamentos de la fe  »   Lo esencial  »   La lectura diaria de la Biblia

La lectura diaria de la Biblia

La lectura diaria de la Biblia

Revista Conéctate

Uno de los mejores hábitos que puedes cultivar es el de pasar un rato cada día leyendo y estudiando la Biblia y publicaciones cristianas de inspiración bíblica. Comienza con quince minutos al día y luego, con el tiempo, auméntalo a treinta o más. A medida que estudies la Palabra de Dios y la obedezcas, tu vida se tornará más profunda, serás más feliz y hallarás una mayor medida de paz interior, amor y comprensión por los demás. No sucede todo en un día, pero sí sucede.

El hecho de contar con un programa de lectura —por ejemplo, leer los cuatro Evangelios o el libro de los Salmos— contribuirá a que saques el máximo provecho de tus ratos cotidianos de lectura. Aquí tienes un plan de estudio que ofrece bastante variedad:

Dosis diaria para lograr un desarrollo armonioso

  • Un capítulo de los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas o Juan).
  • Un salmo.
  • Medio capítulo de Proverbios.

Al leer la Biblia, ora que el Espíritu Santo te ayude a comprender lo que lees; pero no te preocupes si no lo entiendes todo la primera vez. A todo el mundo le pasa lo mismo. Sigue adelante. Cuanto más leas la Palabra, más la entenderás. En más de una ocasión te ocurrirá que cuando vuelvas a leer determinado pasaje hallarás en él nuevos significados y tesoros que no habías notado antes.

Con el objeto de ayudarte a comprender las asombrosas verdades contenidas en la Palabra de Dios y sacarle el máximo provecho, hemos editado unos artículos aqui en Fundamentos de la Fe que cubren diversos aspectos de la experiencia cristiana. Esas publicaciones tienen por objeto enseñarte a aplicar la Palabra de Dios en términos prácticos y a cultivar una relación más personal con Él, a fin de que estés mejor equipado para enfrentar los avatares de la vida.

Para más artículos de la revista Conéctate, visita Conéctate.