Inicio  »   Nosotros  »   Nuestras creencias  »   La comunidad de fe

La comunidad de fe

Sostenemos que la Iglesia es una entidad espiritual que comprende a todo el que cree en Jesucristo. La hermandad de los cristianos no consiste en edificios, confesiones e instituciones, sino que entraña una comunidad de fe, unida en espíritu por medio del amor. «Dios es Espíritu, y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren» (Juan 4:24).

Para nosotros, la descripción bíblica del modo de vida de la Iglesia Primitiva, en que primaban la estrecha fraternidad, la cooperación y la unión espiritual, no es solo una narrativa histórica, sino que constituye un modelo para las sucesivas generaciones de creyentes.

Los integrantes de la Familia Internacional forman parte de una comunidad de fe y se consideran hermanos y hermanas en espíritu. Los une la fe y una causa común. Creemos que así como Jesús dio Su vida por nosotros, «también nosotros debemos poner la vida por los hermanos» (1 Juan 3:16), sirviéndonos los unos a los otros con amor y deferencia (Gálatas 5:13). Consideramos nuestro deber cristiano trabajar en armonía con nuestros semejantes a fin de comunicar el amor de Dios al mundo y elevar la calidad de vida de las personas.

  • 1 Pedro 2:5; Efesios 2:19-22; 1 Corintios 12:12-14; Hechos 2:46; 1 Juan 1:7; Salmo 133:1; 1 Pedro 4:8; Juan 15:13

Referencias Bíblicas

1 Pedro 2:5 Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Efesios 2:19–22 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

1 Corintios 12:12–14 Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

Hechos 2:46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón.

1 Juan 1:7 Pero si andamos en luz, como Él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo Su Hijo nos limpia de todo pecado.

Salmo 133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!

1 Pedro 4:8 Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.

Juan 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Regresar a «Nuestras creencias»